Existen hoy en día tan pocos finales felices, que los pocos que se prodigan hay que saborearlos con el mimo de un buen plato de percebe gallego.

Recibo en este calurosísimo día (incluso en Galicia) la noticia de que la Plataforma «SALVEMOS EL ALBÉNIZ» ha ganado su batalla: el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ordena a la Comunidad que incoe el expediente de declaración del Teatro como bien de interés cultural de la CAM con la categoría de «Monumento».

Es un gran logro para la Cultura, ya que, aunque se deja claro que el Teatro carece de valor arquitectónico (lo cual, por otra parte, ya había sido declarado previamente), se considera relevante a efectos jurídicos la programación del Teatro, «por su reconocida variedad, complejidad y excelencia artística, en sus múltiples facetas del teatro, la danza y la música», unido a su ubicación cerca de la Puerta del Sol, tiene entidad suficiente para ser declarado bien de interés cultural.  Adjunto copia de la Sentencia que me han enviado desde la Plataforma.SENTENCIA ALBENIZ

Con ello, el TSJ de Madrid da un paso a favor de la Cultura y de los madrileños. Como Chamberilera de adopción, doy las gracias al Tribunal por protegernos de la especulación inmobiliaria.

Esto me lleva a reflexionar sobre la tremenda importancia que tiene el Poder Judicial como arma de protección de los ciudadanos contra los poderes públicos. Esa importancia es cause de que lleven intentando «cargarse» la independencia judicial desde 1980; últimamente parece que lo están consiguiendo. Sin Jueces independientes estamos perdidos, amigos, pero esta es una cuestión que no priorizamos los españoles. Nos importa más el límite de velocidad o el dopaje deportivo… qué frustrante es vernos entrar como corderos a las sucesivas cortinas de humo que van extendiendo a nuestros pies, y que España «pisa, morena, pisa con garbo»… un capa detrás de otra, y así hasta ¿?…. Grecia, la cuna de Europa es hoy apenas un  Estado fallido… alerta, navegantes…

Felicidades especialmente a las promotoras de la Plataforma, Eva Aladro y demás personas que han empleado tiempo, esfuerzo y probablemente dinero por beneficiar a todos. Perdón por haberos abandonado aquel primer día hace ya algunos años que apareció «un político» en la escena del Movimiento, pero yo sólo participo en los movimientos ciudadanos. No me vale que aparezca alguien simplemente porque es «de los otros», cuando probablemente «estos» hubieran hecho exactamente lo mismo. A estas alturas no creo que haya malos y buenos por una simple cuestión de siglas. Después deEl 15-M me parece que hay muchos que piensan lo mismo.

Enhorabuena, Albéniz: nos vemos en la Fiesta de reapertura!!

Dejar un comentario