Los felices Rumanos o la sombra de Ceaucescu es alargada…

Ha sido noticia estos días que el Parlamento rumano ha aprobado una Ley que obliga a las emisoras de radio y TV a dedicar igual tiempo a las buenas noticias que a las malas, lo que provoca sudores fríos a la Asociación de la Prensa Rumana que ve el fantasma de Ceaucescu planear sobre los grises tejados de Bucarest, recordando aquellos días en los que el viejo asesino convirtió a la pequeña Nadia Comanenci en el panem et circensisrumano, en una triste princesa que intentó acabar con su vida a los 15 años, expuesta por el monstruo para divertimento del atribulado pueblo rumano.

Lo que choca realmente, pero nadie ha comentado, es que la Ley se limite al audiovisual y no afecte a la prensa escrita…. ¿?….. ¿Será que los lectores somos sufridores por naturaleza y el Gobierno rumano nos tiene por seres desahuciados para la felicidad bovina que pretende implantar? ¿Será que toma a los consumidores de noticias audiovisuales por chusma analfabeta altamente manipulable?

Es curioso…. fuera como fuese, lo importante es que la vida acaba por escaparse por las rendijas, salta por las ventanas y desborda las dedos de los censores…. el nombre de Nadia proviene de Nadezhda, que significa Esperanza… mientras el monstruo está enterrado y olvidado, la pequeña princesa del cuento vive feliz entre el mundo olímpico, sus obras de caridad y el hijo que tanto tiempo tardó en conseguir después de que destrozaran su cuerpo… esto sí que es una noticia feliz!!!

Dejar un comentario