Se comenta por ahí (www.elconfidencialdigital.com) que las principales productoras españolas de TV están bajo el punto de mira de la Inspección laboral, debido al supuesto abuso de los contratos por obra, la contratación de autónomos y la subcontratación de mano de obra.

En efecto, parece que las irregulridades vendrían dadas por: 

a) el encadenamiento de contratos por obra;

b) la contratación como autónomos de quienes según la legislación necesariamente deben ser contratados laboralmente; y

c) la subcontratación, que puede encubrir muchas veces una ‘cesión ilegal de trabajadores’ al contratar a personal de terceras empresas como técnicos (especialistas de figuración, eléctricos, mantenimiento…)

Nos permitimos aportar a este listado el de la contratación por «sociedades pantalla», que más que una cesión ilegal de trabajadores podría ser un problema de índole fiscal (que probablemente sea la segunda parte en este operación inspectora, sobre todo porque es año de incrementar la recaudación por inspecciones de la AEAT).

En cualquier caso, opino que el sector de la TV se tendrá que auto-regular en cuanto a la contratación de personal (técnicos, actores, talento, etc.), aparte de estas inspecciones, ahora que puede tener acceso a las subvenciones del Ministerio de Cultura, ya que el ICAA es bastante expeditivo a la hora de controlar qué gastos se pueden incluir como coste del productor a efectos de subvenciones y cuáles no. Y es este propio control ex Ley y Reglamento de Subvenciones el que ha producido tradicionalmente que la Industria del Cine soporte sin mayores incidentes las habituales inspecciones de Trabajo.

Dejar un comentario